Entrar a pagina

sábado, 23 de septiembre de 2017

El sanguinario "Comandante Viejito" de Los Zetas que se fugo de un tutelar y no lo han podido recapturar



Nuevo Laredo, Tamaulipas.-El pasado 19 de junio de este 2017 Luis Alberto Davila Salazar alias el "Comandante Viejito" sanguinario integrante del grupo de Los Zetas quien dirigía un grupo de sicarios en Nuevo Laredo a los que conocen como la facción de Néctar Lima ahora convertidos en Cártel del Noreste se fugo de un tutelar para menores y a 3 meses de su fuga a un no lo han podido recapturar, "El Viejito" ya contaba con la mayoría de edad pero mas sin embargo seguía siendo juzgado como menor en el Tutelar ubicado en Güémez, Tamaulipas donde finalmente logro fugarse tras un motín que de acuerdo a la información difundida tuvieron ayuda del exterior ya que al momento de la fuga estaban armados que incluso se comento que tres custodios fueron asesinados para que El Viejito junto a 8 reos mas se pudieran escapar y que hasta el dia de hoy no se ha dado a conocer si se ha logrado su captura y solo se informo de la recaptura de uno de los internos fugados.

En la ficha de información de búsqueda de los 8 reos fugados se pudo confirmar que 4 de ellos eran menores de edad pero los otros 4 incluyendo al comandante Viejito ya eran mayores de edad por lo que se tiene la interrogativa que seguían haciendo en el Tutelar para menores.

El Comandante Viejito antes de ser capturado dirigía un grupo de sicarios conocidos como Néctar Lima al servicio de Los Zetas de Nuevo Laredo y que en la actualidad se convirtieron en Cártel del Noreste, en Nuevo Laredo el Viejito goza de popularidad donde forjo su carrera criminal y que cuenta incluso con corridos dedicados a el, uno de sus corridos cuenta con mas de 1.5 millones de reproducciones y que todo indica que ya le esperan mas corridos a este peligroso criminal que no han podido recapturar.



viernes, 22 de septiembre de 2017

Cae ‘La China’ del CJNG



Una adolescente que se desempeñaba como halcón del grupo criminal ‘Cartel Jalisco Nueva Generación’ (CJNG) fue detenida por la Policía Michoacán; la presunta delincuente está relacionada con la emboscada en contra la Policía de Ecuandureo que dejó tres oficiales muertos y uno herido.

La detención de la joven mujer se dio durante el despliegue policiaco y militar que se destacó en la región a raíz de los hechos violentos.

La mujer fue identificada como Dalia Coral A., mejor conocida como ‘La China’ o ‘La Morena’, de 17 años de edad, quien afirmó ser empleada de un centro nocturno.

De acuerdo con las primeras investigaciones ministeriales, se sabe que ‘La Morena’ era la responsable de informar al grupo delictivo jalisciense sobre los movimientos que realizaban los policías.

Al parecer fue así que los pistoleros lograron saber el momento exacto en que los policías circulaban sobre la carretera Ecuandureo-Zamora y perpetraron el atentado, que cobró la vida del subdirector de la Policía de Ecuandureo, Gabriel Rodríguez Vázquez, así como de los oficiales Miguel Ángel Soto Hernández y Omar Rodríguez Díaz.

El director de dicha corporación, Gustavo Eduardo González Trejo, resultó herido.

Se pudo saber que la chica fue aprehendida en la zona donde fue la agresión, a la altura de una tienda Oxxo, donde se registró la emboscada. A ella le incautaron el teléfono celular con el cual presuntamente se comunicó con los pistoleros que realizaron la emboscada, en donde se encontraron diversos mensajes de texto entre la mujer y los integrantes del crimen organizado.

La detenida fue puesta a disposición de las autoridades respectivas para que su situación legal le fuera definida conforme a derecho.



El "Rancho del Diablo" en Tamaulipas


I. “Los recuerdos más fuertes que tengo relacionados a este desmadre son tres. El primero es la sonrisa de mi tía, que ya es de la tercera edad, saliendo de una farmacia; más que una sonrisa es una mueca de euforia porque logró que le vendieran tranquilizantes sin receta médica. El segundo es la cara de mi sobrino aplastándose a la almohada y apretando los ojos la noche del día en que un comando asesinó a su papá, mi cuñado (éste es el más fuerte y el que más me duele). El tercero es muy viejo, de hecho es uno de los recuerdos más viejos que tengo de mi papá, que en paz descanse. Mi papá está platicando con mi mamá y la maestra de piano de mis hermanas, quien supuestamente hacía trabajos de brujería además de dar clases de música.

Los tres hablan de un brujo al que llaman El Profesor, un señor que se supone hacía magia negra. El caso es que en un momento la conversación, no recuerdo exactamente cómo, mi papá platica sobre un rancho en el que se hacían rituales satánicos. En su relato El Profesor mata niños y los ofrece al Diablo a cambio que sus clientes, la mayoría narcotraficantes, puedan volverse invisibles. El Profesor intercede para que las fuerzas oscuras los ayuden a cruzar, sin que los vean, toneladas de droga al otro lado de la frontera. En mi recuerdo todos están en la sala y hablan muy bajito.


Estoy oyendo la conversación desde la recámara de la maestra de piano, quien me mira de reojo desde el fondo del pasillo; arruga los ojos y la boca mientras me mira fijamente, sin que el resto se percate. Mi papá habla sin pausas sobre las víctimas del brujo, que a lo mejor no eran niños, sino hombres vírgenes, como seguramente lo era un gringo que desapareció en una borrachera del lado mexicano. El gringo fue hallado en pedacitos adentro de una olla de pozole, meses después, en el rancho del Profesor. Recuerdo haber sentido mucho miedo, tanto que empecé a llorar, tanto que mi papá tuvo que entrar a la recámara y abrazarme: No va a pasar nada mientras estemos juntos, me dijo, Yo te voy a cuidar. En mi recuerdo no paro de llorar y me aprieto no a la almohada, sino a su brazo, que huele a loción y humo de cigarro.

El rancho del Profesor fue quemado por la policía, luego de hallarse al gringo hecho pedazos. El consulado había presionado para que la corporación lo buscara, aunque ésta seguro ya sabía su paradero: es probable que la policía avisó al Profesor que allanarían el rancho para que pudiera huir. Años después la policía federal intentó aprehenderlo en un departamento en el que se escondía con dos de sus amantes, un hombre y una mujer adolescentes, en una ciudad del Sur. Durante el intento de arresto se desató una balacera que duró un par de horas durante las cuales el brujo arrojó por la ventana fajas de billetes. A mucha gente le valió verga cruzarse entre las balas y corrió a recoger los dólares. Esa gente se fue al infierno con El Profesor, quien murió abatido por una bala impactada en directo en el corazón.

A donde estaba el rancho hoy ya no hay nada. Supongo la gente cree que el terreno baldío está maldito.”


II. El rancho es el espacio arquetípico en el que se constituyen los paradigmas que caracterizan el universo narco. El rancho El Búfalo, erigido por Caro Quintero y la Dirección Federal de Seguridad en Chihuahua, representa un modelo de esclavitud campesina que desde los ochenta se repite en sembradíos de enervantes en estados como Durango y Michoacán. El Rancho Santa Elena, en Tamaulipas, donde Adolfo de Jesús Constanzo creó un centro de tránsito de mariguana a Estados Unidos, también se organizaron rituales de Palo Mayombe que derivaron en una docena de sacrificios humanos en 1987. Constanzo creó un culto integrado por capos y policías, con quienes celebraba misas negras, prácticas que siguen repitiéndose en algunos círculos del narco. En el rancho Las Mendocinas, Raúl Salinas de Gortari presuntamente cobró casi 18 millones de dólares a los cárteles de la droga para financiar la campaña presidencial de su hermano Carlos. En un informe elaborado a finales de la década de los noventa por la fiscal suiza Carla del Ponte se incrimina al PRI a partir de cuatro encuentros realizados en 1993. Raúl y políticos como Emilio Gamboa y Manlio Fabio Beltrones se reunieron con Juan y Humberto García Abrego, Joaquín Guzmán Loera, Amado Carrillo Fuentes y los hermanos Arellano Félix para, de acuerdo al testimonio de un testigo protegido identificado como El Brujo, pactar acuerdos. Las Mendocinas es un lugar muy simbólico, pues en esas reuniones pudieron haberse gestionado las divisiones “oficiales” de plaza que perduraron hasta la llegada del PAN a la presidencia, cuando las jerarquías tradicionales del crimen organizado se resquebrajaron. El Brujo, alias de un narcotraficante colombiano apresado en Estados Unidos, relató que los asistentes a las reuniones llegaban en helicóptero al rancho ubicado en Puebla, de donde bajaban maletas negras Samsonite repletas de dinero. 



Entra al cargo de SSP y le dejan decapitado y narcomensaje: “Pánuco le da la bienvenida con los brazos abiertos, te damos un cordial saludo. La sopa a como la pidan. Cmte. Litle”




Entra al cargo de SSP y le dejan decapitado y narcomensaje: “Pánuco le da la bienvenida con los brazos abiertos, te damos un cordial saludo. La sopa a como la pidan. Cmte. Litle”

Un joven de 21 años de edad fue encontrado decapitado, en el parque La Concordia, en Pánuco; personal del Ministerio Público tomó conocimiento del hallazgo, donde el ahora occiso ya fue identificado y le dejaron una cartulina.

El hecho se registró alrededor de las 08:00 horas de este jueves, cuando una llamada telefónica alertó a elementos de la Policía Estatal que había una bolsa con una cartulina, a las afueras del parque La Concordia, por lo que se trasladaron al citado lugar.

Tras su llegada, los uniformados, encontraron una cartulina con un mensaje y dentro una cabeza humana, siendo acordonada la zona y requerida la presencia del Ministerio Público, quien más tarde llegó a tomar conocimiento del hecho.

De igual forma, en la calle Loma Alta de la colonia Loma Linda, fue hallado el cuerpo de la cabeza, el cual estaba encobijado, mismo que fue identificado como Rodolfo Medina Barajas de 21 años de edad, acudieron el Ministerio Público a tomar conocimiento, siendo ordenado el levantamiento y traslado de cabeza y cuerpo al Servicio Médico Forense, donde ya fue identificado oficialmente.

 SSP: “Pánuco le da la bienvenida con los brazos abiertos, te damos un cordial saludo. La sopa a como la pidan. Cmte. Litle”. La víctima se encuentra en calidad de desconocida.



Sicarios huyen tras rafaguerse con Fuerza,Tamaulipas y abandonan equipo tactico…¿no que listos pal topón?




Sicarios huyen tras rafaguerse con Fuerza, Tamaulipas y abandonan equipo tactico...¿no que listos pal topón?

Tras una persecución a balazos la noche de ayer elementos de Fuerza Tamaulipas lograron el aseguramiento de una camioneta de reciente modelo además de equipo táctico y de comunicación al sur de la ciudad, Los hechos se registraron a eso de las 21:15 horas de ayer en calles de la colonia Ramón Pérez García y se extendieron hasta las colonias Humberto Valdez Richaud, Milpas entre otras, hasta donde también arribaron elementos de la Policía Federal.

Versiones de vecinos de aquel sector señalaron que vieron pasar a la camioneta negra de reciente modelo a toda velocidad para luego ver varias patrullas de Fuerza Tamaulipas tras esta y segundos después se empezaran a escuchar detonaciones.

“Nada más pasaron la última calle y ahí en la parcela se empezaron a oír los pelotazos” dijo José, un joven residente de la colonia Ramón Pérez García, “luego se escucharon más rafagazos y pasaron más patrullas pero fue para la Humberto Valdez y luego se calmo todo” finalizó.

Luego de varios minutos elementos de la policía Fuerza Tamaulipas trasladaron la camioneta de reciente modelo a las instalaciones de la Procuraduría General de la Republica, donde paritos Criminólogos realizaran el encapsulamiento de las evidencias así mismo tomaran algunas placas fotográficas de la unidad y realizaran otras técnicas de campo.

En redes sociales señalaron que se habían escuchado detonaciones de arma de fuego en varios puntos de la ciudad los cuales no fueron confirmados por las autoridades.



Una vuelta al infierno: La historia de un sobreviviente que fue levantado por el CJNG por creer que era Zeta



"Después de recibir el impacto en el rostro alcancé a escuchar cómo se burlaban. Les decían a mis amigos que también los iban a matar”. José Domínguez (nombre ficticio) de 26 años, originario del Estado de México, se encontró con la muerte.

En enero del 2011 salió de su hogar rumbo al Estado de Veracruz en busca de una novia. Al poco tiempo la relación fracasó, y ante la desilusión amorosa decidió quedarse en el puerto para probar fortuna, juntar dinero y regresar a casa.

En la imagen el joven que nos contó su historia

José fue recibido en casa de su tía en Tierra Blanca, Veracruz, al sur del estado, se instaló y se puso a trabajar como lavador de autos.

Uno de sus primos trabaja cómo halcón para la organización de los Zetas,  en esa localidad. Labor que en muchas ocasiones le fue ofrecida.

“Mi primo me decía que me metiera, pero nunca quise. Me ofrecía buen dinero pero nunca me llamó la atención. Sí me drogaba, tomaba. Me gustaba andar en el desmadre”, comentó al contar su relato.
El trabajo de halcón requiere de vigilancia sobre todos los movimientos de la policía, Ejército y Marina. Por esta tarea se les paga alrededor de $320 dólares quincenales (unos 4 mil pesos).

“Es algo por lo que se quiere aventar uno, porque no hay oportunidad de trabajo en Veracruz, ni de ganar buenos sueldos”, aseguró en entrevista.

Los halcones también se encargan de decir quién consume o vende droga sin el permiso de la organización.

Reinado zeta

Veracruz se ha convertido en uno de los estados más violentos de México pues la organización de los Zetas ha fincado sus reales en esa zona que tras el arribo del Cártel Jalisco Nueva Generación en el 2011 la violencia se incremento por la disputa del territorio.

El domingo 17 de noviembre de 2012 Rubén salió de casa por la mañana. Acompañaba a su prima al mercado. No se imaginaba que la vida le daría una nueva oportunidad.


Al regresar del mercado, el sol abrazaba Tierra Blanca. José encontró a sus primos, y con ellos pasó el resto del día tomando cerveza.

Al caer el sol, un poco tomado, decidió marcharse. Sus primos le comentaron que debían “ir a jalar” (a trabajar).

“Se me ocurrió pasar a casa de un amigo, El Patón a ver si me invitaba una cerveza, y así fue, mientras yo tomaba, mis amigos fumaban un toque de marihuana en el patio.”

En la casa se realizaba el rezo por la muerte de la madre del Patón. En la casa se encontraban siete personas de las que se llevaron a tres; Rubén entre ellos.

“Después de diez minutos le dije al Patón: 'ya me voy a mi casa'. Cuando iba saliendo me interceptaron. Yo pensé que eran policías, estaban vestidos con uniformes, y me indicaron que me tirara al suelo”, relató.



“Los demás no se querían agachar del susto. Les pegaron, los sacaron y montaron en una camioneta Ranger. A su papá y hermano los estaban golpeando. El Patón les dijo que ellos no tenían nada que ver. Su hermano, que padece una discapacidad junto con su padre fueron bajados", dijo.
Esa gente eran del Cártel Jalisco Nueva Generación que un año antes habian llegado a la entidad y habian comenzado una encarnizada guerra con los Zetas a quienes querían desaparecer y que actualmente no lo han logrado...

Víctima de la violencia

Al subirlo a la camioneta al asiento trasero, Rubén se percató de que iba en medio de dos personas: una mujer y un hombre. Ambos armados y vestidos de policía. Salieron del lugar seguidos por otra camioneta.

Fueron golpeados y les cubrieron con su camisa la cabeza, para no ver el camino. Minutos después, a Rubén le preguntaron cuál era su relación con “El Patón”. Él  contestó: “es mi amigo. Estábamos en el rezo de mi mamá”.

“Yo me puse nervioso venía pensando en escapar. Quise abrir la puerta del lado de la chava para tirarme de la camioneta y no pude. Empecé a forcejear con ella y en el momento del forcejeo, ella no la pensó y fue cuando me disparó”.

La detonación de momento no le dolió. Aturdido y casi desmayado por el impacto en el rostro fue cayendo. Escuchó que la mujer decía “creo lo maté”.   

En cuestión de segundos reaccionó. Se hizo el muerto pensando que lo podrían tirar para no manchar la camioneta de sangre.

“Después de media hora de camino nada más sentía yo calientito, como iba desangrándome. Simplemente la mujer se monto en mí, me levantaba la cabeza, me pegaba, pellizcaba, y decía “creo que le saque los sesos”. Yo dentro de mí pensé, qué tan grave ha de haber sido el impacto para que ella piense que estoy muerto”.

Los sicarios se venían burlando, y decían “si se ponen al pedo igual les va a pasar, así que mejor calladitos. La camioneta siguió avanzando, y llegaron a un lugar en medio del monte. Al bajarse, los de la otra camioneta dijeron “bajen a este chavo que está muerto”.

“Me bajaron y me depositaron a unos cuantos metros en la maleza. Empezaron a interrogar y torturar a mis amigos, que ¿quién vendía droga? Y por quererse desafanar (librarse) del problema, “El Patón” comenzó a mencionar a otros chavos que también venden droga”.

Los sicarios les dijeron “a ver si es cierto todo lo que me dices, si no vas a ver ahorita”, y los subieron a la camioneta. Uno de ellos dijo, hablando de Rubén, “a ese chavo quiero que lo suban, y que lo quemen”.

“Eres uno de ellos, no te hagas”

“Yo pensé que me iban a quemar, en el momento me dio miedo, pensé que me iban echar gasolina. Tenía ganas de echarme a correr, pero dije 'no, si me echo a correr ahorita me van a disparar'. Ya fue que me puse flojito otra vez y  me arrastraron a la camioneta. Me aventaron atrás. Uno de ellos iba a ir conmigo sentado en la batea pero le dijeron que se fuera adelante", aseguró.

Al avanzar la camioneta, minutos después, José advirtió que estaba cerca de las vías del tren, en Tres Valles, Veracruz. Se quitó la cobija e intentó, poco a poco, tirarse para que no lo vieran. Se aventó de la camioneta, salió rodando y se quedó quieto. La camioneta siguió derecho. No se percataron que había escapado.

“Ya fue cuando me toqué la cara y me di cuenta que la tenía destrozada. A lo lejos vi unas luces, fui a pedir ayuda. Una chava hasta se espantó, me ayudaron, llamaron a la policía y a la ambulancia”, expresó.

Al llegar al hospital del pueblo no lo pudieron atender, lo pusieron en una camioneta esperando llevarlo a otro hospital. En esas horas de espera pensaba que podrían regresar a rematarlo, ya que la policía  trabaja con los criminales.

Horas después llegó la Marina quién lo interrogó. Le decían “eres uno de ellos, no te hagas”. José negó esa afirmación, y les reveló la verdad, dijo que lo habían levantado en la casa de un amigo que vende droga. Los marinos lo llevaron al puerto de Veracruz, dónde  fue atendido y operado.

El daño que provocó el fusil fracturó la mandíbula, perdió hueso y mucho tejido. Todos los dientes de abajo y dos de arriba fueron despedazados.   

Una salida del infierno

Una semana después de estar en el hospital fue trasladado por su familia a la Ciudad de México para evitar que lo fueran a buscar.

“Dios me ayudó. Tenía miedo que se dieran cuenta que estaba respirando o que me tomaran el pulso, para ver si estaba muerto o me dieran el tiro de gracia”.

“Nunca había visto gente tan cruel. La chava que me dio el tiro se me encimó y decía “creo que le saqué los sesos y se reía”. Era una mujer como de 28 años, bonita, chaparra. Me movía como jugando.

José, desde que subió a la camioneta, pensó que lo iban a matar, estaba resignado, el mayor temor era que lo torturaran.

Sus amigos fueron encontrados descuartizados con un narco-mensaje. Tres dias después de los hechos los periódicos daban la noticia.

Para Rubén esta experiencia lo ha cambiado, piensa ayudar a sus padres y salir adelante. Están felices de que su hijo librara la muerte.

En la actualidad su propósito es recuperarse, para eso necesita algunas intervenciones quirúrgicas. Le agradece a Dios el haberle concedido la oportunidad de salir del infierno, y regresar de la muerte.