Entrar a pagina

jueves, 6 de julio de 2017

EL CORRIDO DE “EL MENCHO” LA NUEVA POLEMICA DE GERARDO ORTIZ


Hace menos de dos semanas, Gerardo Ortiz lanzó el primer volumen de su álbum ‘ Comeré Callado’, que contiene 16 canciones entre ellas ‘ El M’, corrido dedicado al narcotraficante Nemesio Oseguera, ‘El Mencho’. El tema había pasado desapercibido hasta que se dio a conocer que el cantante estaba grabando el video musical en uno de los ranchos de Joan Sebastian. Nuevamente Ortiz volvió a ser cuestionado por su obra poco más de un año después de sus problemas legales que le trajo el video de ‘Fuiste mía’ por el que fue acusado de incitar a la violencia contra la mujer.

Tras la recaptura de ‘El Chapo’ Guzmán, Nemesio Oseguera Cervantes se convirtió en el nuevo rostro del narcotráfico en México, siendo líder del cártel Jalisco Nueva Generación, según publicó Univision Noticias en el 2016.

El narcocorrido de Gerardo Ortiz inicia describiendo este tema como ‘un favor’ y habla de la vida de ‘El Mencho’ así como de sus gustos, los gallos y los caballos.

“Me pidieron de favor que yo le hiciera este corrido, de Michoacán el amigo, de los hechos soy testigo, que desde los 14 años emprendiera su camino”, dice la letra de la canción.
El video de ‘El M’ se grabó en Teacalco, Morelos, en uno de los ranchos que pertenecían a Joan Sebastian. Aunque este no es el primer corrido de Gerardo Ortiz dedicado a un narcotraficante, pues la canción ‘Dámaso’ (dedicada a Dámaso López Núñez, exlíder del Cártel de Sinaloa) fue uno de los temas que volvió famoso al cantante. La polémica se desata pues apenas en marzo pasado tuvo que quitar el video de ‘Fuiste mía’ de internet al ser acusado de apología del delito contra la mujer porque en las imágenes se ve cómo él interpreta a un hombre que quema a su pareja.

‘Comeré Callado’: la polémica con el nombre y las portadas

Cinco meses después del escándalo que se desató por el video ‘Fuiste Mía’, Gerardo Ortiz anunció que estaba preparando su nuevo material y desde que se conoció que el nombre del disco sería ‘ Comeré Callado’, los comentarios no pararon al saber que con el título se refería a la poca libertad de expresión que sentía.

Acompañado del nombre, Ortiz también lanzó una primera portada para este material en la que aparecía con una banda en los ojos y un candado en la boca, con lo que dejó a todos esperando el tema homónimo al disco. En el momento en que lanzó oficialmente el primer volumen de su nueva producción, la nueva portada llamó la atención por asemejar la escena de ‘La última cena’ de Jesucrito pues Gerardo Ortiz aparece en medio de una mesa con seis mujeres y un festín. El cantante negó que así fuera y comparó estos elementos con los platillos de la vida y los valores; incluso, fue defendido por el sacerdote José de Jesús Aguilar quien dijo no encontrar relación y que la imagen parecía más un cuadro barroco.

‘Fuiste mía’ y todo lo que implicó para Ortiz

Como ya se ha manejado, lo que enfrenta actualmente Gerardo Ortiz no sería lo mismo sin la polémica por el video de ‘Fuiste mía’. Todo inició en marzo de 2016 cuando lanzó el video de este tema causando la molestia de grupos feministas que pidieron a través de Change.org que se retirara el video ya que su historia incitaba el feminicidio, a lo que se unieron miles a través de las redes sociales.

Días después, el video se retiró de Youtube pero los problemas apenas empezaban ya que a Ortiz se le acusó de apología del delito. El cantante enfrentó libertad condicional y pagó una fianza de 50,000 pesos; la resolución del juicio aún está pendiente.

Además de su historia, la locación en la que se realizó el video también causó polémica pues un par de años antes fue escenario de una balacera y también era usada como casino clandestino. Cuando el video se rodó, las autoridades aseguraron que la casa tenía sellos de clausura. Por si fuera poco, en las escenas de ‘Fuiste mía’ aparecían policías y patrullas del ayuntamiento, así que además de los cargos, Gerardo Ortiz también fue investigado por nexos con la delincuencia organizada y uso de recursos de procedencia ilícita.