Entrar a pagina

domingo, 2 de julio de 2017

Mireles recibió ofertas del narco de "El Chayo" y "La Tuta" líderes de Los Caballeros Templarios mismas que yo si rechace, yo ya perdí un hijo en esta lucha



Decepcionado y profundamente indignado, a cuatro años del levantamiento civil armado de las autodefensas en Michoacán, Hipólito Mora no teme desmitificar a uno de sus máximos líderes, el doctor José Manuel Mireles, recientemente liberado:

Después de que Mireles se integró a las autodefensas yo sabía que lo movían otros intereses. Ofertas del crimen organizado que yo rechacé, él las aceptó. Y allí están las consecuencias. Que no se fanatice la gente, que no se ciegue, que no se deje llevar por este tipo de fanfarrones, por este tipo de personas que saben engañar, dice en entrevista con La Jornada.

A sus 61 años, Hipólito Mora dice que el asesinato de su hijo le cambió la vida: Aquí sigo, calumniado, hecho pedazos, maltratado, perdí a un hijo en la lucha y por él nunca me voy a callar. Estoy decidido a que me maten cuando quieran y puedan; que me maltraten más de lo que estoy, que diga lo que quiera esa gente que no da la cara. Están ciegos, no saben a quién defienden, que hagan lo que quieran, yo voy a seguir hablando con la verdad siempre.

El líder de la lucha civil por la tenencia de la tierra en La Ruana, habla sin ambages, cansado de tantas mentiras, harto de calumnias y ataques: No hay que fanatizarse con algunos líderes o luchadores sociales que sólo buscan su beneficio como varios que yo conozco, entre ellos Mireles, quien sólo busca su beneficio y punto. Lo demás le vale madre.

–¿A qué tipo de ofertas del crimen organizado se refiere cuando dice que usted las rechazó y el doctor Mireles las aceptó?

–La primera fue de El Chayo (Nazario Moreno González, líder de Los Caballeros Templarios), quien me mandó a alguien para decirme que quería conocerme. Yo le dije: No me interesa hablar con él. A los 15 días regresa la misma persona diciéndome que cuántos millones quería para que me retirara y me fuera a mi casa, y le dije: “dile a El Chayo que yo esto no lo hice por dinero, a pesar de que no lo tengo, lo hice por la gente”. La segunda fue de La Tuta (Servando Gómez Martínez), quien me mandó un video ofreciéndome lo que yo quisiera y diciéndome que yo era el único que no estaba recibiendo dinero, qué cuanto quería para trabajar para ellos y la misma respuesta negativa le mandé. Quería que fuera al frente a ponerle la camiseta de autodefensas a algunos de sus sicarios y le dije que nunca haría eso.

–¿Y usted afirma que el doctor Mireles aceptó este tipo de ofertas?

–Estoy completamente seguro que él iba encabezando casi a puros sicarios con playeras de autodefensa. Yo lo vi, nadie me lo contó. Y le quiero aclarar a la gente que no se equivoque, que nunca trabajamos juntos Mireles y yo. Coincidíamos en algunos mítines que nos invitaban.

–¿Por qué no se quiso mezclar con el doctor Mireles?

–No quise porque nosotros fuimos los primeros que nos levantamos en armas junto con Tepalcatepec. A quien odiaban los sicarios es a mi grupo y a mi, porque nosotros nunca nos disciplinamos con ningún cártel. Después vimos que Mireles traía el montón de templarios y decidimos no salir de La Ruana, porque eran enemigos de nosotros y sabíamos que nos iban a emboscar.

Y remata: “Gran parte de las autodefensas lidereadas por Mireles eran del crimen organizado. Mi grupo y yo les estorbábamos. Por eso no salíamos, porque querían asesinarnos para que volvieran a quedar los mismos: gobierno y crimen organizado.

Como prueba de sus dichos, afirma que el 16 de diciembre de 2014 los atacaron muchos grupos de autodefensa: alguien que sea un poquito inteligente va a entender por que sólamente a nuestro grupo se nos echaron encima.

La lucha sigue

Hipólito Mora dice que él y su grupo siguen levantados en armas porque la inseguridad va en aumento: “Lo que estamos padeciendo ahora en México es debido a que el mismo gobierno le dio luz verde a todos los delincuentes; los apoyó para que formaran sus cárteles. Y precisamente porque se organizaron tan bien es que nos siguen dando problemas en todas partes del país. Está tan claro que los gobernantes que hemos tenido para lo único que sirven es para robar. Allí están varios gobernadores prófugos, otros presos”.

Añade: hay muchos activistas o luchadores sociales, como Mireles, que sólamente buscan agua para su molino. Hay líderes que lo único que buscan es una posición dentro de la política o del gobierno. Y a eso va unido el dinero.

Comenta que en Michoacán siguen operando el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Caballeros Templarios, entre otros: Hay muchos grupos que ya no se sabe; muchos están peleando el poder queriendo tomar las plazas y algunos ya las tienen. Y siguen viviendo de la extorsión, del secuestro y del homicidio. Acabo de ver a un chamaquito que lo tenían secuestrado y se ve como vivo, le cortaron las piernas, le cortaron los brazos y al final le cortaron la cabeza.

Recuerda que antes del levantamiento, el 24 de febrero de 2013, en La Ruana se veía platicar en las calles a la policía con los jefes de plaza y los sicarios: Antes que nos levantáramos en armas, veíamos a los criminales tomando con las autoridades, tanto municipales, estatales y federales. Eso lo vi yo. Lo que hace falta es chingarle bonito hasta acabar con los cabecillas, quienes son los que sueltan el dinero y la droga para embrutecer a los morrillos que traen de sicarios y que se animan a destazar gentes. Solamente una bestia se anima a hacer algo así.

Sin mezclarse

Empresario y limonero, Hipólito Mora sigue siendo un interlocutor ante las autoridades a las cuales ha apoyado a la hora de ubicar laboratorios de drogas sintéticas en Michoacán.

Después del arresto del doctor Mireles, quien estuvo preso más de dos años, siguieron muchos más: El gobierno tenía toda la información de cada uno de nosotros, por eso lo detuvieron, porque sabía que Mireles iba a cada pueblo, poniendo la playera de autodefensa a los del crimen organizado. Hubo muchas muertes, porque esos eran y son sicarios, y Mireles sigue haciéndolo todavía.

–¿Y ahora que está libre se está reorganizando?

–Es pura palabrería, es un fanfarrón, pero todavía hay gente que está ciega y que no sabe quién es él. Ojalá toda esa gente analizará lo que dijo antes, lo que dijo hace ocho días y lo que dijo hoy, para que abran lo ojos y vean sus mentiras. Lo sabemos los que realmente lo conocemos, y no estamos equivocados”.

Cuenta que desde que salió de prisión, el doctor Mireles ha intentado conversar: Trato de hablar dos veces conmigo a través de otras personas, pero yo les dije que no tengo ni madre que hablar con él. Ya echó a perder una vez algo sano que iniciamos, no quiero mezclarme con él pase lo que pase.

Afirma que ahora el objetivo del doctor Mireles es otro: Siempre ha querido ser alguien en la política. Yo también traté en las elecciones pasadas, y me hicieron un fraude tremendo porque no les convenía que yo llegara al congreso y por eso perdí. Mireles siempre ha querido estar donde está el dinero para bien propio. Él se va a lanzar de candidato.

Y critica que esté en libertad a costa de que su gente siga en prisión: “Yo en su lugar no hubiera salido de la cárcel hasta que no liberaran a todo el grupo que detuvieron con él. Su gente sigue presa. A mí me daban la libertad a cambio de que sentenciaran a cuatro muchachos míos, y les dije: todos para fuera o todos para adentro.

Concluye: Lo siento mucho por la gente que lo admira y cree en él, y espera que sea el Mesías que salva a México, pero van a tener una gran decepción. Ya la tuvieron algunos ahora que salió cuando vieron hacia donde se fue.