Entrar a pagina

jueves, 24 de agosto de 2017

"El Chapo" le dijo estas palabras al agente que lo capturo y que nunca olvidará



Tras la captura del hombre más buscado de México el funcionario que lo atrapó debió ser transferido con su familia a Estados Unidos para salvaguardar su integridad.

Ciudad de México.- La captura de "El Chapo" va más allá de lo que pocos saben, simplemente ser un héroe tiene su precio y no es una frase hecha por alguna historieta o cómic, sino que se aplica al hombre que dirigió al equipo policial que capturó al jefe criminal Joaquín Guzmán Loera, el pasado 8 de enero de 2016 en la ciudad de Los Mochis Sinaloa.

Ahora el funcionario que capturó a "El Chapo" presumiblemente por ANSA, fue trasladado a Estados Unidos para evitar una tragedia.

Asimismo según Infobae, ventilo debió ser transferido con su familia a Estados Unidos para salvaguardar su integridad, después de que fuera objeto de amenazas durante y después de la captura- y se concluyera que su vida estaba en peligro.

Desde el pasado 2016, el agente fue nombrado enlace de la policía de México con Washington y ahora trabaja en la embajada azteca en esa ciudad

El jefe del equipo de agentes que logró la recapturar de Guzmán Loera, la hizo cuando este huía en ropa interior con uno de sus cómplices en un auto en Los Mochis, en el estado de Sinaloa, rechazó las promesas del llamado “rey de las drogas” de recibir fuertes sumas de dinero y propiedades a cambio de dejarlo libre.

Según versiones difundidas por la Policía Federal, Guzmán ofreció “empresas, casas y negocios” a los agentes de la División de Caminos que lo capturaron en la ruta Los Mochis-Navojoa.

El jefe criminal dio su palabra a los uniformados de que si lo dejaban ir junto con su lugarteniente, Orso Iván Gastélum, El Cholo, “se olvidarían de trabajar para toda su vida”, de acuerdo con el diario Milenio.

“El Chapo”, que encabeza un imperio criminal con ramificaciones en más de 50 países y a quien se atribuyen al menos 3 mil asesinatos, había llegado lo suficientemente lejos como creerse a salvo, a sólo 10 kilómetros de la localidad de Che Ríos, municipio de Guasave, uno de sus bastiones.

Guzmán había huido de una mansión donde se había ocultado por un túnel oculto que daba a la red de drenaje, por lo que llevaba la ropa y el cuerpo completamente lleno de lodo y después había robado dos vehículos en su alocada huída, antes de ser atrapado por los agentes.

Joaquín Guzmán fue llevado a un hotel para ponerlo bajo resguardo mientras llegaban refuerzos de la Marina, pero siempre existió el temor latente de que fuera rescatado violentamente.

En su momento, el funcionario que encabezó la operación, cuyo nombre no fue revelado por razones de seguridad, fue colmado de elogios y condecorado por las autoridades, junto con los agentes que colaboraron en el operativo.