Entrar a pagina

miércoles, 2 de agosto de 2017

ESTOS SON LOS TERRENOS QUE GANA EL CJNG



Desde 2015 se detectó la llegada del Cártel Jalisco Nueva Generación a BCS.

La captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán “desestabilizó la zona”, mientras que “los sicarios, es sabido que han entradopor la zona de Los Barriles, La Ventana y Todos Santos en La Paz; por parte de Los Cabos, La Ribera, La Candelaria, son zonas estratégicas, incluso por zonas cercanas a Cabo San Lucas. La estructura para ambas partes (CJNG y CDS) ha obedecido a los moches con autoridades locales”, dijo un efectivo militar.

“El enemigo fuerte para las autoridades federales es el Cártel Jalisco, el cual se ha establecido en el Estado y en gran parte del país, sin temor a equivocarme puedo mencionar que es una de las vertientes que trae actualmente en jaque a las autoridades, con inestabilidad en gran parte del territorio. Algunos puntos se disputa la producción, rutas estratégicas y las Bajas Californias, las cuales son parte de la ruta de trasiego de droga a Estados Unidos”, reveló un efectivo militar a ZETA.

En Baja California Sur, la presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) o Cártel Tijuana Nueva Generación (CTNG) fue identificada desde 2015, sin embargo, a principios de 2016 se confirmó la llegada por completo para suministrar económicamente y de armas a células delictivas pertenecientes anteriormente al Cártel de Sinaloa (CDS), las cuales se encontraban debilitadas tras la captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

Su recaptura, en enero de 2016, golpeó directamente a las estructuras sinaloenses establecidas en Baja California Sur, “desestabilizó el control natural de la zona, pues el territorio, según las estadísticas y los datos de inteligencia, siempre había sido controlado por células sinaloenses. Digamos que el punto de quiebre inició en 2014, cuando se rompió el lazo cercano entre las bandas locales y Sinaloa, para que de alguna manera se abriera el camino para Jalisco”, explicó el miembro de la inteligencia militar.

Una muestra clara de la baja en el control por parte del Cártel de Sinaloa en el sur de Baja California Sur, sobre todo en San José del Cabo en el municipio de Los Cabos, fue el homicidio de Guadalupe Acosta López “El Javier”, ocurrida en Culiacán, Sinaloa, a principios de julio de 2016 en Las Quintas, cuando circulaba por las calles Isla Guadalupe entre Bulevar Sinaloa y Eldorado de dicha zona residencial. Sobre el pavimento quedó el cuerpo sin vida del líder de plaza de San José del Cabo para “Los Dámaso”.


Ricardo Andrés “N”, identificado como presunto lugarteniente de “El Colores” para CDS. Ya había sido detenido en el lobby del hotel Hyatt Ziva de San José del Cabo.

Tras esta baja, fuentes militares informaron que Abraham Cervantes Escareaga “El Babay” inició una guerra encarnizada por la búsqueda de apoderarse del territorio josefino, pues según datos de inteligencia brindados a ZETA, el capo mantenía control del puerto turístico y emblemático de Cabo San Lucas y solo una pequeña proporción de San José del Cabo, donde había incursión en ciertos puntos.

Abraham Cervantes fue detenido la madrugada del 19 de junio de 2017, aunque autoridades de la Secretaría de Gobernación (Segob) confirmaron que habría sido detenido en calles del centro de Cabo San Lucas; en la audiencia de vinculación a proceso, la defensa alegó que “su representado fue detenido en su domicilio en el Pedregal de Cabo San Lucas”.

“Una de las principales bandas que operó para retomar la plaza para Jalisco, según las detenciones que se han dado recientemente, apuntan a ‘La Barredora’ como la encargada de la operatividad y el recrudecimiento de la violencia en Los Cabos, pero siempre se consideró a ‘El Babay’ como uno de los blancos principales para la Marina. La molestia inició con los enfrentamientos que se tenían con sicarios y que principalmente estuvieran solos, pues la corrupción con las fuerzas policiacas era evidente al actuar, estaban solos”, refirió el agente de inteligencia.

Con la estructura económica y las armas a su favor, “El Babay” recurrió a su estructura para diluir gran parte de la resistencia de Sinaloa; sin embargo, parte de la estructura de “Los Dámaso” para buscar el desahogo de la limpia en su contra, fue el establecimiento de sicarios que ingresaron a La Paz y Los Cabos para retener la pelea.

“Los sicarios, es sabido que han entrado por la zona de Los Barriles, La Ventana y Todos Santos en La Paz; por parte de Los Cabos, La Ribera, La Candelaria, son zonas estratégicas, incluso por zonas cercanas a Cabo San Lucas. La estructura para ambas partes (CJNG y CDS) ha obedecido a los moches con autoridades locales”, complementó el militar.

La guerra entre las células delictivas siempre ha sido entre ellas, de acuerdo a especialistas en delincuencia organizada, ni las propias autoridades han logrado frenar la ola sangrienta, “al contrario, al meterse han desatado una respuesta sangrienta en su contra, ya les han dejado mantas, hieleras con restos humanos y hasta carros con cuerpos a las afueras de su hotel”, refirió un miembro del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública en el Estado.

Esto en referencia a las sentidas amenazas en contra de agentes de la Policía Federal, marinos y efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), alrededor de mil 400 elementos llegaron para reforzar las labores de inteligencia y operatividad.

Si las fuerzas federales son espectadores en los hechos violentos, las fuerzas locales fueron por mucho tiempo beneficiadas por las estructuras criminales, sin embargo, tras la caída de uno de los principales capos de Los Cabos y que por años había mantenido un extenso control, hoy están expuestos ante las nuevas estructuras.



La disputa de Los Cabos y La Paz

La pugna por el control de la plaza de Los Cabos y La Paz, tras la caída de “El Babay” en el mes de junio, ha provocado que “las piezas de ajedrez se muevan, no sabemos hacia dónde nos va a llevar, pero lo que es claro es que está dividida la estructura del Cártel Jalisco y aparte el arrebato por parte de Sinaloa. Son tres frentes que podemos detectar y que vienen fuertes, y mantienen los índices delictivos muy altos”, refirió el policía del Mando Mixto y miembro del Grupo de Coordinación.


“El mal es generalizado, el mal es en todoel país, hay estados con más problemas que otros, obviamente Baja California Sur es uno de ellos desafortunadamente”, explica el director de Semáforo Delictivo.

El traslado y extradición de “El Chapo” a Estados Unidos en enero, la supuesta ruptura entre los hijos de Guzmán y Dámaso López Núñez “El Licenciado” y su captura en mayo, han dado un fuerte golpe al Cártel de Sinaloa. En Baja California Sur se vio debilitada la estructura, pero también la captura de “El Babay” vino a poner un suelo parejo y la división de fuerzas en el CJNG.

“No es historia nueva en la entidad, las células criminales locales han sido inestables, incluso en momento llegó a confundir a las propias autoridades, pues ya ni se sabía quién trabajaba con quién. El 31 de julio de 2014 inició una guerra sin precedente, las células delictivas locales y que presuntamente servían a un solo cártel sufrieron una división, hoy de nuevo lo vemos con los antiguos ‘sinaloenses’, ahora con Jalisco se dividen la fuerza y pelean por mayor terreno”, expuso la fuente policial del Grupo de Coordinación.

Inteligencia militar ha detectado la división entre células del CJNG y se mantiene un frente para CDS; de acuerdo a los informes policiales y actas de hechos registrados, las estructuras armadas podrían estar divididas de la siguiente manera:

Por Sinaloa:

Como presunto cabecilla se encuentra “El Colores”, presunto sucesor de “Los Acosta” o “Los Javieres”; a su servicio pudiera encontrarse un sicario identificado con el apodo de “El Dorado” o “El Chelo”.

Por Jalisco:

Los frentes de “René 00” con un lugarteniente, al cual las fuerzas federales identifican como “El 08” y que habría figurado en ciertas narcomantas en contra de fuerzas federales tras la detención de “El Babay”; la Plaza de Cabo San Lucas del mismo “Babay”, quien a su vez estaría tiendo a su mando dos frentes: ‘El Águila’ en Cabo San Lucas y mayor territorio del capo; por otro lado, “El Azul” controlando parte de San José del Cabo y la zona en disputa principalmente contra “Los Dámaso”.

Con  la guerra que se disputa en las calles de La Paz y Los Cabos, con mayor frecuencia en este último, los hechos se han tornado silenciosos, “mayormente se han registrado levantones y/o los encuentran muertos o ya no aparecen. Así se han ido por lo menos una veintena de registros, el grueso se encuentra en Los Cabos, sin embargo, tenemos informes de la incursión de gente de ‘El Colores’ en la Capital y que se mueven para abrir terreno a la célula sinaloense”, reconoció el miembro del selecto grupo de seguridad.

Las células delictivas de alguna u otra manera se han distribuido en ambos municipios, se mueven con una tranquilidad de una a otra municipalidad sin ser molestados, lo que deja entrever que hay un común acuerdo entre las estructuras policiales para que haya operación y pelea entre los tres bandos.

“Se escuchan muchos apodos, ‘El 08’, ‘El Tío Sam’, ‘El Águila’, ‘El Mono’, demás ex policías; estamos buscando establecer una buena estrategia para erradicar primeramente la disputa y los delitos, las ejecuciones que en cualquier momento van a marcar un número rojo para el turismo, que es lo que principalmente nos preocupa”, puntualizó el agente del Mando Mixto.

Supuestamente, los ataques que se han resentido las últimas semanas por parte de sicarios, no son nuevos para las autoridades, dos de los perfiles que han dado a conocer miembros de inteligencia militar a ZETA evidencian a dos sujetos operando uno para Sinaloa y otro para Jalisco en la entidad:

* El primero de agosto de 2016 fue denunciada la ejecución de un joven en la colonia La Fuente de La Paz, posterior a ello y minutos después, fueron detenidos tres presuntos sicarios muy cerca del fraccionamiento Camino Real, los cuales mantenían armas de grueso calibre “escondidas en un doble fondo de la camioneta”, dio a conocer el vocero del Grupo de Coordinación y secretario general de Gobierno, Álvaro de la Peña Angulo.

Allí se detuvo a Cristóbal “N”, Joan Alejandro y Rigoberto “N”, presuntamente este último es “El Águila”, operador para el CJNG en Cabo San Lucas y sucesor de “El Babay”.

* El  12 de marzo de este año, en el lobby del hotel Hyatt Ziva de San José del Cabo, fue asegurado un presunto sicario, el cual al marcarle el paso descendió junto con una persona más. En pleno lobby fue asegurado Ricardo Andrés “N”, presunto operador para el Cártel de Sinaloa en Los Cabos y lugarteniente de “El Colores”.


Tasa de homicidios en BCS de las más altas del país, el incremento de ejecuciones por la delincuencia organizada se ha disparado en el primer semestre del 2017.

Hasta el momento se sabe que las autoridades están tras la pista de estos supuestos lugartenientes de ambos cárteles, los cuales han generado gran parte de los homicidios en ambos municipios.

De la persona que han identificado como “El 08” siguen en las indagatorias para ponerle rostro, incluso siguen la pista del presunto brazo armado de “René 00” para Jalisco, pues dicha persona cuenta con un narcocorrido, con lo cual “estamos dando seguimiento para lograr unir las piezas que nos puedan llevar a la fuente principal de la información”, reveló el agente del Grupo de Coordinación.

La pista fue identificada como “El 08 le Dicen BCS”, y se asume, opera principalmente para “00” y su compadre “El Babay”, además de que la pelea por la plaza será directa a quien pretenda ingresar; la pista fue publicada el 23 de febrero de 2017.

Sin embargo, “René 00” y “El Colores” cuentan con una pista que hace alusión a la pelea por la venta y distribución de estupefacientes en Baja California Sur; el primero fue identificado como “La Plebada del Viejo Doble 00”, en la cual señala los nexos con ex líder de plaza “El Babay”; en el otro caso, el videoclip fue identificado como “El Colores (La Raptor)” por la agrupación Los de la B. La letra afirma que mantiene operaciones para Sinaloa y en el grupo de “Los Javieres”, arraigado en San José del Cabo.

Con esta apología que pretenden generar los miembros de la delincuencia organizada, “buscan justificar hasta cierta medida los hechos violentos a los que han recurrido, el movimiento de armas para pelear a lo que ellos llaman suyo, y a eso que llaman suyo están nuestras calles, nuestras colonias y nuestras ciudades. En el inter de estas letras también buscan emitir mensajes a sus contras, y hasta cierto punto meter miedo por la fuerza que ellos manejan”, explicó un criminólogo consultado por este Semanario.



Plata o plomo a servidores públicos

La crisis por la que atraviesa Baja California Sur es generalizada en el país, y en gran medida ha sido generada por la subdivisión de los cárteles, lo ha mencionado Santiago Roel, director de Semáforo Delictivo, en el que “ya no se sabe cuántas bandas operan en el país”, pues algunas se han desintegrado y conformado nuevas.

Semáforo Delictivo es un proyecto social ciudadano, el cual procura la paz para el país, y que trimestralmente presenta las cifras delictivas.

De acuerdo a datos brindados por este organismo, se tiene como resultado:

* Violencia desbordada en 30 de los 32 estados de la República.

* 72 por ciento de los homicidios son ejecuciones.

* Incremento de ejecuciones en 28 estados.

* Aumento desmesurado de delitos de alto impacto.

“El mal es generalizado, es en todo el país, hay estados con más problemas que otros, obviamente Baja California Sur es uno de ellos desafortunadamente, y básicamente se debe a la lucha, a la pugna entre los grupos del crimen organizado, peleando territorio de manera violenta y que van colapsando a la autoridad con plata o con plomo”, señaló Roel.

Por lo menos seis servidores públicos del Estado y un marino han vivido atentados en su contra en lo que va del año, seis de ellos perdieron la vida y uno más resultó gravemente lesionado por disparos de arma de fuego:

* José Rosario Cadena Cota, custodio adscrito al Centro de Reinserción Social de La Paz, atacado el 15 de enero.

* Juan Salvador Díaz Moreno, comandante del Grupo Especial Operativo, el 5 de abril.

* Ubaldo Ávila Mérida, marino, atacado el primero de mayo.

* Carlos Paul Hernández Cota, subdirector del Cereso de San José del Cabo, el 5 de junio.

* Édgar “N”, custodio adscrito al Cereso La Paz, 3 de julio.

* Luis Manuel Arellano Colomo, oficial de la Policía Estatal, 7 de julio.

* Uziel Araiza, agente municipal de La Paz, ejecutado el 12 de julio.

Esto pudiera catalogarse como una pugna entre fuerzas del orden y los diferentes grupos de la delincuencia organizada, ha quedado claro que las células delictivas han tenido apertura en los municipios para operar de manera tranquila, con el pago de cuotas a mandos y comandantes de las corporaciones.

Según los reportes extraoficiales recibidos por ZETA, al buscar alinear a miembros de Seguridad Pública “se han tenido que enviar mensajes a diferentes grupos de policías, todos estos seguramente operando con grupos contrarios, de modo que si no cumplen o se alinean como dicen, es cuando pagan con plomo, como se ha venido dando”, detalló el miembro del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública.

Alcaldes y alcaldesas de los cinco municipios han tratado de ocultar que sus policías aún se encuentran incrustados en la estructura criminal, y siguen recibiendo recursos económicos y en especie para que la maquinaria criminal opere con impunidad en BCS.



Bajo amenaza

“Informes de inteligencia han llevado al Grupo de Coordinación a enrolarse en el ajuste de la estructura criminal, gran parte de los mandos de la Policía Municipal están siendo amenazados, esto como una tarea para alinear la estructura policial y llevar la operación en paz”, dio a conocer un miembro del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública en el Estado.

Desde siempre han sido evidenciados mandos policiacos y elementos, de todas las corporaciones, Policía Estatal Preventiva, Ministerial y sobre todo de la Municipal, a todas se les ha acusado de nexos con grupos criminales.


Santiago Roel Rodríguez, Director Semáforo Delictivo afirma que se requiere legalizar drogas como Mariguana y Amapola para bajar los índices delictivos en México y golpear las estructuras económicas de los carteles.

“Incluso denunciados por la población por cobrar piso a conocidos narcomenudistas de la colonia”, externó un agente municipal en tareas del Mando Mixto.

Recientemente en Los Cabos se dio a conocer la baja de agentes municipales reprobados en Control y Confianza, sobre todo por ser señalados como parte de la nómina de estructuras criminales; sin embargo, poco se sabe de más de 30 elementos removidos.

Una fuente policial cabeña dio a conocer a ZETA que trabajan bajo presión, pero ésta no se refiere a los Exámenes de Control y Confianza, menos aún obedece a una presión por parte del patrón, en este caso el alcalde Arturo de la Rosa, sino que están siendo víctimas de amenazas por parte de células criminales; no se reveló el grupo criminal, pero en la conversación que sostuvo con este Semanario, apunta a un reacomodo de mandos y la mafia.

“Los datos que supimos en la corporación es que el pago por alinear a comandantes de la Municipal fue de 100 mil pesos, solo para que siguieran trabajando con la estructura de la plaza de Cabo San Lucas, lo que se supo es que logró convencer a algunos para seguir operando, el pedo es que los amenazaron y ahí sí está canijo, ni modo que te niegues. Solo por hablar con los comandantes de San José, pues en San Lucas ya traen línea y se queda gente que traía ‘El Babay’, la cosa digan lo que digan se pone más fea, ahorita está tranquilo porque buscan estructura”, confió el agente municipal.

Además de alinear a los mandos de la Municipal, la tarea va dirigida en San José del Cabo para que entreguen a la competencia, es decir, a los contras de Sinaloa y seguir con la limpia de Jalisco hacia lo que queda de Sinaloa.

“Lo malo es que los contras se enteraron, de alguna u otra manera, o bien, seguramente le hablaron a uno de los oficiales que operan con Sinaloa y este pasó el dato. La cuestión aquí es que tenemos miedo, se pusieron feas las cosas en Seguridad Pública y no van a hacer nada mientras no haya la intervención a fondo, nadie confía y la verdad por más que se quieran hacer las cosas bien, si arriba no quieren, nos van madrear a nosotros”, lamentó la fuente.

Asimismo, expuso que el número de agentes municipales dados de baja recientemente, obedece a 32; 17 renunciaron y 15 fueron despedidos por encontrarse ligados directamente al crimen organizado. Incluso reveló que “Andrei Castor, uno de los policías dados de baja, se sabía que estaba bien metido con ‘El Babay’, lamentablemente es de los elementos nuevos y lo que estamos estimando es que haya puesto a más comandantes. Era digamos el contacto directo en la estructura policial, ahora no sabemos cuántos más hayan sido señalados y si eran de la estructura de ese grupo o de otro, tememos todos”, finalizó.

De acuerdo a los registros entregados a ZETA, en la ficha número 93 de la Dirección Municipal de Policía Preventiva de Los Cabos, se encuentra dado de alta Castor Arreola Andrei Alejandro, con la categoría 12 – Confianza, Grado 177 – Policía Tercero, el cual tiene fecha de ingreso el primero de noviembre del 2015, es decir, es de los policías a los que Arturo de la Rosa Escalante dio el visto bueno.

De momento se desconocen los nombres de los agentes municipales de Los Cabos que han sido dado de baja, información que ha sido solicitada vía Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (ITAI), por considerarse relevante con relación a elementos que fueron despedidos por nexos con la delincuencia organizada o agentes que siguen enlistados, pero reprobados en Control y Confianza.



Crisis delictiva en BCS

Según Semáforo Delictivo, en la lucha antidroga que ha sido declarada por el gobierno mexicano a través del Plan Mérida, el cual es un acuerdo con Estados Unidos y países centroamericanos en el afán de combatir el narcotráfico y la delincuencia organizada, es una marcada diferencia entre lo que ocurre en la entidad y cómo sería si no existiera la estrategia internacional.

Durante el primer semestre de 2017, Baja California Sur se encontraba en primer lugar en cuestión de delitos de alto impacto, con cinco o más delitos en rojo, situado con siete de ellos.

Otro ejemplo que brinda es que si la tasa de homicidios presentada fuera “sin” los cometidos por la delincuencia organizada, sitúa en el último lugar a la entidad, lo que denota el grave problema que enfrenta el Estado.

“Los delitos de alto impacto en los diferentes estados, los delitos que son homicidio, secuestro, extorsión, robo a vehículo, y agregamos ejecuciones del crimen organizado”, indicó Santiago Roel.

Reiteró que hace falta que las autoridades pongan atención en la gravedad de los hechos, las cifras hablan por sí solas, “lo que se requiere es cambiar la estrategia y fortalecer a los estados con una estrategia directa a erradicar las estructuras criminales, debilitándolas de fondo. El Plan Mérida es un plan de la DEA (Administración para el Control de Drogas, ni siquiera para proteger los intereses de Estados Unidos, sino de la DEA, para justificar la política de droga de Estados Unidos, no ha podido bajar consumos y ha sido muy fácil culpar a México y mandar a México en esta idea absurda de combatir la oferta de drogas con policías y con Ejército; no funciona en ningún lado del mundo, es una idea corrupta”, lamentó el director de Semáforo Delictivo.



Sudcalifornia ha sido un claro ejemplo del panorama nacional, la subdivisión de los cárteles en células criminales, las cuales trabajan bajo la misma producción, pero con diferente estructura; situación que al fraccionarse cada una de ellas, ha generalizado una pelea entre todos, pues ahora se disputan cada centímetro cuadrado por la venta y distribución de droga.

A final de cuentas, las grandes estructuras criminales de Sinaloa o CJNG/CTNG,  buscan mantener presencia en la entidad para el importante negocio del trasiego de droga a Estados Unidos.

“Es una lucha de todos los cárteles contra otros, se da en todas las escalas, en el barrio, en la ciudad, en el Estado y en las regiones; cuántos cárteles había en 2008 antes del Plan Mérida, cuántos tenemos actualmente, ya no lo sabemos, estos cárteles luchando por territorios y eso es lo que ha provocado el Plan Mérida_ una atomización de cárteles, una lucha encarnizada”, señaló el experto.

Lamentablemente para Baja California Sur, la presencia de diversas bandas de la delincuencia organizada ha provocado que la baja en recursos económicos los lleve a buscar una manera de financiar la guerra; situación que se ha derivado en asaltos a mano armada, robo a casa habitación, robo de vehículo, extorsiones y ejecuciones.

Semáforo Delictivo presenta las siguientes cifras del primer semestre de 2017:

Con estos altos índices delictivos, la entidad enciende focos rojos, por lo cual urgen estrategias para que en particular Sudcalifornia pueda actuar y revertir los números.

“Al mercado de drogas hay que enfrentarlo, claro, hay que quitarle poder, pero con economías, hay que regular drogas, no se le combate con policías y con Ejército porque lo que más nos provoca es violencia”, reiteró Santiago Roel.

El llamado es principalmente para la máxima tribuna del país, para que retome temas de legalización de estupefacientes, pues expertos consideran que de dar un duro golpe a la estructura económica de la delincuencia, sería más certero, sin embargo, “envuelve mucha corrupción el legalizar un producto de esta naturaleza, son caros no por su producción, sino por el incrustamiento en el mercado del país, para poder llevarlo ante una demanda del país, se deben cubrir ciertos puntos, como es la mochada con altos mandos, medios y sobre todo cada banda local hacerlo con las propias autoridades en lo local; es un mercado amafiado al que nadie le quiere entrar”, sostuvo un  especialista en materia penal y víctimas del delito consultado por ZETA.

Para Santiago Roel, el paso al que se resisten los servidores públicos de México, en particular los legisladores federales, es la legalización de drogas como la marihuana y la amapola, pues al realizar tal tarea, se acabaría el “negocio” de muchos, incluyendo a políticos, cuerpos de seguridad y bandas criminales.

“Las drogas no deben estar en manos de la mafia, deben estar en manos del Estado, hay que terminar el Plan Mérida, regular las drogas de México y dejar de lado los intereses ajenos a este país. Hay que regular las drogas, empezando por la marihuana para uso recreativo, y el cultivo de la amapola con fines médicos”, finalizó.