Entrar a pagina

miércoles, 23 de agosto de 2017

Tras 28 años después condenan a 37 años y 20 millones a Miguel Ángel Félix Gallardo, “El Padrino”, por asesinar a “Kiki” Camarena



El narcotraficante sinaloense Miguel Ángel Félix Gallardo, alias “El Padrino” -fundador del primer cártel que hubo en México, el de Guadalajara- fue sentenciado por un juez federal a 37 años de prisión y al pago de 20 millones 810 mil pesos como reparación del daño a las víctimas indirectas de los secuestros y homicidios del agente de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), Enrique “Kiki” Camarena Salazar, y del piloto aviador de la extinta Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, Alfredo Zavala Avelar, ocurridos en 1985.

Luego de 28 años, el Juez Cuarto de Distrito de Procesos Penales Federales en Jalisco, sentenció al líder del Cártel de Guadalajara, Miguel Ángel Félix Gallardo, por el delito de homicidio calificado con premeditación y ventaja, en agravio del agente estadounidense adscrito al Consulado de Estados Unidos en México, y del piloto aviador.

Asimismo, en forma solidaria y mancomunada por los anteriores sentenciados: los sinaloenses Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo, alias “Don Neto”, se fijó como reparación integral del daño más de 20 millones de pesos, los cuales deberán ser asignados a las familias de las víctimas.

Además, el juez dictó sentencia absolutoria a Félix Gallardo, de 71 años de edad, por los delitos que se le formularon contra la salud, en su modalidad de posesión con fines de comercio, indicó el diario Milenio, que dio a conocer el hecho. Esta fue la última resolución judicial que faltaba dictarle a “El Padrino”.

Félix Gallardo continúa internado en el penal de máxima seguridad Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) No. 2 de Occidente -mejor conocido como “Puente Grande”-, a pesar de que en mayo pasado se había informado que sería traslado a la Comisaría de Sentenciados del Estado de Jalisco, de mediana seguridad, “por su senilidad y precario estado de salud”, además de que ya no es considerado una persona con perfil de alta peligrosidad.

La resolución del incidente -no especificado- de traslado dictada por el Juez Cuarto de Distrito de Procesos Penales Federales en Puente Grande, dentro de la causa penal 82/85, fue notificada tanto a las autoridades penitenciarias estatales como al comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS).

El ex jefe del Cártel de Guadalajara, de 71 años de edad, tiene graves problemas de la vista y pérdida parcial de la capacidad auditiva. A Félix Gallardo también le diagnosticaron faringitis aguda, hernia hiatal, gastritis crónica, dolor y ardor durante la micción, así como estreñimiento crónico y trastorno ansioso depresivo.

El narcotraficante sinaloense purga una condena de 40 años de prisión por diversos delitos federales, pero aún no recibía la sentencia por los secuestros, homicidios e inhumación clandestina de Enrique Camarena Salazar y del piloto mexicano de la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, Alfredo Zavala Avelar.

Durante los últimos años, el capo ha estado preso desde abril de 1989 en el Reclusorio Sur de la Ciudad de México, así como el Cefereso No. 1 “El Altiplano” en Almoloya de Juárez, Estado de México, y de forma más reciente en el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial (Ceferepsi), en Morelos, por algunos padecimientos psiquiático-psicológicos.

Ante ello, Félix Gallardo promovió amparos para que se le concediera la medida cautelar de prisión domiciliaria, o en su defecto, fuera trasladado a un penal de mediana seguridad en Guadalajara. Sin embargo, las autoridades carcelarias de Jalisco habían negado capacidad ocupacional y contar con las medidas médicas adecuadas para recibir y atender a Félix Gallardo en alguno de los penales de Puente Grande.

Félix Gallardo -quien fue detenido el sábado 8 de abril de 1989- fue el narcotraficante más poderoso en su momento, dueño de las principales rutas de comercio de droga en la mitad del país y Centroamérica en la década de los 70 y 80 del Siglo pasado.

Además, se le vincula como tío de Sandra Avila Beltran, la llamada “Reina del Pacífico”, y también como tío de los hermanos Arellano Félix, fundadores del Cartel de Tijuana, ya que es primo de Alicia Félix Zazueta, madre de los narcotraficantes asentados en Baja California. Además, fue patrón de Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”.