Entrar a pagina

jueves, 4 de octubre de 2018

Dustin Crum, el ex vendedor de orquídeas que caza pitones en Florida

Sin más armas que sus manos y cuerpo, el cazador de pitones Dustin Crum, conocido en el sur de Florida como "Hombre salvaje", pone en riesgo su vida para salvar el delicado ecosistema subtropical de los Everglades de estos depredadores.

Crum, que se dedica a tiempo completo a acabar con esta especie invasora, cree que "la vida salvaje es una inspiración: los animales nativos y su sufrimiento".

Este cazador de presencia aguerrida dice en entrevista a Efe que su lucha tiene por objeto "proteger" hasta al más pequeño mamífero de estas serpientes que no encuentran rival en la región salvo los caimanes más grandes.

Con plumas del halcón en su pelo largo y un collar con un diente de jabalí y dos dientes de lagarto, este antiguo vendedor de orquídeas no solo afronta el reto desarmado sino que lo hace descalzo.

Ecologista convencido, lamenta que los pobres animales tengan que pagar un precio muy alto por la culpa de un error ajeno, cuando los hombres se introdujeron en los Everglades hace casi tres décadas a las pitones birmanas y posteriormente a las indias.

Miles de conejos, venados, zorros, cocodrilos, caimanes y zarigüeyas mueren por estos animales invasores, que también son la causa de la desaparición de pelícanos y cientos de aves.

Y eso es algo que no puede quitarse de la cabeza Crum, quien en el último año ha cazado mil 700 ejemplares de pitones y también cientos de huevos, lo que supone sacar fuera de este ecosistema a nuevas "generaciones" de serpientes.

Pero su misión, reconoce "Hombre Salvaje", no es sencilla, tanto por su volumen - se calcula que hay 150 mil serpientes en los Everglades- como por lo complicado de la caza.

"Lo peor es cuando tienes a una pitón muy grande dentro del agua y es de noche", detalla.

"La situación es espantosa porque si la serpiente pitón se envuelve a tu alrededor corres el riesgo de ahogarte, y no es la mejor situación para poder liberarse", dijo.

El cazador, que ha recibido ya varias mordeduras, asegura que cuando una pitón aprieta se "siente que te exprimen la vida al elevar la presión sanguínea tan rápido hasta sentir que el corazón casi te explota".

"Mi mano es un desastre, con muchas cortadas y (tengo) además una mordida en mi pie", explica sobre sus batallas contra las dos subespecies: la birmana (Python bivittatus), que prefiere los pantanos, y la india (Python molorus), que busca terrenos más secos.

Crum, que el año pasado capturó la pitón birmana más grande jamás vista en Florida, con 5.13 metros de longitud, forma parte de un grupo de cazadores que trabajan para las autoridades estatales con con la idea de reducir la población de esta especie invasora.

"Hombre Salvaje" cobra un salario fijo por una jornada de ocho horas, de 8.50 dólares la hora, más un extra de 50 dólares por cada serpiente de 1.2 metros o menos que capture, cifra a la que le puede sumar otros 25 dólares por cada 30 centímetros extra que tenga el animal.

Y si encuentra a una pitón que cuida los huevos en su nido gana otros 200 dólares más.

Las pieles de las serpientes que ha capturado las vende y también dona a diferentes personas, incluida a una diseñadora local que crea piezas con las que busca crear conciencia sobre la amenaza que supone la presencia de esta especie invasora.

Junto a las pitones, Crum también le tiene echado el ojo a los cocodrilos, cuya población se ha incrementado en Florida debido a que el precio que pagan por su piel ha caído en el mercado extranjero, lo que lleva a que los cazadores pierdan el interés por matarlos.

Pero el mayor peligro, asegura, son las pitones, que al matar a los animales de la zona les quita su fuente primaria de alimentos a los depredadores nativos como panteras, rapaces, caimanes y gatos monteses.

En lo más alto de la cadena alimenticia y sin apenas rivales, las pitones se reproducen rápidamente y se extienden por el sur de Florida, especialmente en el mayor humedal de Norteamérica, el Parque Nacional de los Everglades, declarado en 1979 por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

lsm

Let's block ads! (Why?)