Entrar a pagina

sábado, 6 de octubre de 2018

Nadia Murad, defensora de los yazidíes

Bagdad.— La vida tranquila de Nadia Murad cambió el 3 de agosto de 2014. Una caravana de vehículos del Estado Islámico (EI) llegó a Sinyar, donde nació y creció la joven, que hoy tiene 25 años, y la convirtió en esclava sexual.

El objetivo era acabar con los yazidíes, una minoría religiosa de etnia kurda, cuyas raíces se remontan a 2 mil años, a los que los yihadistas consideran infieles.

El EI mató a 5 mil personas, según cálculos no oficiales, y convirtió en esclavas a alrededor de 3 mil niñas y mujeres que fueron sometidas a ventas para su explotación sexual.

Una de ellas fue Murad. Ese día estaba con su madre y sus 12 hermanos en su natal Kojo, del que los yihadistas se llevaron a todos. Perdió a nueve miembros de su familia.

Durante tres meses sufrió torturas y violaciones grupales, un tormento del que logró escapar en noviembre del mismo año gracias a una familia que la ayudó a salir de la zona controlada por los terroristas para llegar a un campo de refugiados en Irak; luego se trasladó a Alemania.

Y se convirtió en la voz de la conciencia de los yazidíes y la heroína que transformó en dignidad la humillación y la esclavitud a la que el EI sometió a su pueblo. Su rostro comenzó a hacerse habitual en las conferencias de la ONU y organismos internacionales. El reconocimiento de ayer se sumó al que recibió en 2016 del Parlamento Europeo, que le dio el Premio Sajarov para la Libertad de Conciencia. 

Let's block ads! (Why?)