Entrar a pagina

jueves, 4 de octubre de 2018

Tienen una sesión acalorada

[email protected]

Dolores Padierna (Morena), presidenta en turno de la Cámara de Diputados, interrumpió el discurso que leía para arremeter contra la administración del presidente Enrique Peña Nieto. Alzó la mirada y se quitó los lentes. Volteó a ver a la bancada priísta, cuyos integrantes le gritaban y manoteaban desde sus curules, y lanzó:

“Perdóneme, aquí doy yo la palabra y estoy en el uso de la palabra, no me pueden interrumpir, pido a los diputados guardar silencio, guardar compostura y sentarse, porque este fue un acuerdo de la Mesa Directiva”, dijo. Padierna marcó el tono con el que su bancada, mayoritaria en ese recinto, tratará a los secretarios de Estado del gobierno saliente al comparecer.

Aunque desde hace días la Junta de Coordinación Política definió que al finalizar cada comparecencia habría una intervención de cada funcionario de cinco minutos, la Mesa Directiva revirtió el acuerdo y aprobó otro documento para que la última palabra la tuvieran los legisladores desde la presidencia.

Así fue como Padierna dejó terminar al secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, y se arrancó con un discurso, que al final no terminó, en el que criticó el sexenio de Peña Nieto, lo que enfureció a priístas y verdes. Entonces, argumentó que los funcionarios acuden a rendir cuentas.

“Ruego a los diputados del PRI guardar silencio y sentarse, estamos respetando un acuerdo de la Mesa Directiva, estamos en el Poder Legislativo y no será la visión del Ejecutivo lo que prevalezca en este recinto, la mayoría democrática vamos a cambiar el modelo económico, haremos finanzas públicas basados en la austeridad republicana y le daremos vuelta a la historia. Que viva la mayoría democrática que ganó en la elección”, dijo.

El propio coordinador parlamentario de Morena, Mario Delgado, le hizo un extrañamiento a su compañera sobre el formato: “el acuerdo que tomó la Jucopo sobre la mecánica y los turnos de las comparecencias sí tiene que ser respetado y no se puede alterar”.

Padierna se vio obligada a dar la palabra al coordinador priísta René Juárez, quien junto con el del Verde, Carlos Puente, rechazaron que hiciera juicios de valor y pusiera en riesgo la unidad del parlamento.

Let's block ads! (Why?)