Entrar a pagina

martes, 6 de noviembre de 2018

México y Japón, “Cuates de Verdad”

Nuestra organización, Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), es una entidad ejecutora integral de cooperación internacional, encargada de las actividades de la Asistencia Oficial para el Desarrollo del gobierno de Japón. Como tal, estamos realizando una gran gama de actividades de cooperación en numerosos países del mundo. Hace tiempo, tuve la oportunidad de dar clases en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) como un profesor visitante, pero esta es mi primera visita a este país como Presidente de la JICA.
 
En 1614, la delegación de Samuráis encabezada por Tsunenaga Hasekura atravesó el Océano Pacífico y llegó a México en su viaje a Roma. A partir de entonces, las relaciones entre México y Japón tienen una larga historia de más de 400 años. En esta larga historia, hubo algunos acontecimientos muy significativos para Japón. Por ejemplo, en la segunda mitad del siglo XIX, cuando Japón sufría de tratados internacionales no igualitarios, México fue el primer país que ofreció un tratado igualitario a nuestro país. Cuando Japón trataba de recuperar su lugar en la comunidad internacional, después de la Segunda Guerra Mundial, la representación mexicana en la Organización de las Naciones Unidas abogó por la pronta suscripción del Tratado de Paz de San Francisco y por la adhesión de Japón al organismo internacional, en su Asamblea General de 1948. Además, México fue el segundo país en ratificar el Tratado.

Actualmente, México es un socio de primera importancia para Japón, con quien compartimos los mismos valores en cuanto al libre comercio y a las medidas contra el cambio climático, como miembros del G20.
 
Los dos países, tanto Japón como México, han sido sacudidos con frecuencia por grandes terremotos. Cada vez que ocurre una de estas desgracias en uno de los países, nos apoyamos mutuamente. Después del sismo de 1985, que infligió grandes daños a México, Japón construyó el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) a través de la JICA, y lo apoyó con proyectos de cooperación técnica. En 2011, al ocurrir el gran sismo del Este de Japón, recibimos muchas ayudas del pueblo mexicano. En septiembre del año pasado, cuando ocurrió el terremoto de México, la JICA organizó y envió un Equipo de Rescate; agradezco, como cabeza de la organización, la alta apreciación de los ciudadanos mexicanos hacia este Equipo. De hecho, el sismo de México de 1985 es el evento que nos hizo reconocer la necesidad de tener un sistema internacional de auxilio de emergencia para desastres, que se estableció en 1987. En 2017, pudimos enviar a este país nuestro Equipo de Rescate, lo que hace recordar su inicio y su relación con este país.

sismo.jpg
Recatistas de Japón (naranja con azul) e Israel (verde). Foto: Archivo El Universal

No solo en el campo de desastres, sino en muchas otras áreas hemos venido realizando actividades de cooperación técnica, teniendo como contrapartes a muchas instituciones mexicanas.
 
En el área de gestión ambiental, por ejemplo, hemos colaborado con el Centro Nacional de Investigación y Capacitación Ambiental (CENICA), (actualmente Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) en el análisis de contaminantes atmosféricos desde 1995, durante 20 años. En este momento, en México se publican valores de concentración de contaminantes atmosféricos a todas las horas del día, para ofrecer información importante para mejorar la vida diaria de los ciudadanos mexicanos. Es uno de los frutos de la cooperación técnica de la JICA de largo tiempo.
 
En cuanto al desarrollo del sector privado, estamos llevando a cabo proyectos de cooperación técnica en la región de El Bajío, para formar recursos humanos y para fomentar la industria de soporte, para coadyuvar en el desarrollo de la industria automotriz, una de las industrias exportadoras más importantes para México, con quien tenemos firmado un acuerdo integral de asociación económica, antes que con cualquier otro país del mundo.
 
La escala de cooperación técnica destinada a México ocupa el primer lugar en la región de Centroamérica y el Caribe. Hasta ahora, más de 7 mil becarios mexicanos recibieron capacitación en Japón y unos 3 mil expertos y voluntarios japoneses trabajaron en México, contribuyendo a su desarrollo.
 
A través del Programa de Cooperación para la Formación de Recursos Humanos en la Asociación Estratégica Global entre México y Japón, que se inició en 1971, estamos realizando un intercambio de jóvenes. Hasta ahora, más de 4 mil 400 personas participaron en este programa, y están trabajando como un enlace importante entre los dos países. El personal de nuestra institución también ha formado parte de este programa, y aquí aprendió el idioma español y desarrolló su capacidad en diferentes aspectos.
 
Además, con base en el Programa Conjunto México-Japón (The Japan-Mexico Partnership Programme: JMPP), firmado en 2003, estamos llevando a cabo nuestra cooperación técnica a terceros países, en forma conjunta.
 
Nosotros, la JICA, nos comprometemos a continuar nuestras actividades en México, fiel a nuestro lema, “Guiar al mundo con lazos de confianza”, para que los dos países, México y Japón, mantengan esta excelente relación de socios en la comunidad internacional. Esperamos seguir contando con la comprensión y la colaboración que siempre nos ha brindado el pueblo mexicano.

nrv

Let's block ads! (Why?)