Entrar a pagina

domingo, 4 de noviembre de 2018

Sergio tiene dos intentos de suicidio, dice Amieva

[email protected]

Sergio, el hombre que permaneció trepado durante seis horas en una antena del Centro Histórico, ya había intentado suicidarse en al menos dos ocasiones.

Luego de ser rescatado por paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) y por el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Raymundo Collins, el hombre fue trasladado al hospital Balbuena donde recibe atención psicológica.

Durante las labores de los paramédicos en la azotea del Centro Joyero 54, donde está ubicada la antena, el hombre no quiso dar información personal; no dio detalles de sus razones para subirse a la estructura, sólo argumentó que estaba espantado porque un policía lo había perseguido y tampoco especificó si tenía familia.

Un día después de su rescate y según el seguimiento que realizaron las autoridades del caso, se supo que Sergio es trabajador de la construcción, soltero, y tiene antecedentes de abuso de estupefacientes.

Hasta ayer por la mañana no dio información sobre si tiene familia cercana y las autoridades no habían establecido contacto con algún pariente, por lo que no lo habían visitado en el hospital.

Al ser cuestionado sobre el caso, el jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, reconoció la labor de los cuerpos de rescate y de Raymundo Collins durante las dos ocasiones que Sergio subió a la antena.

Abundó que, “ en este tema se pone en peligro la vida de la persona, pero también en riesgo la integridad de los rescatistas, de los socorristas… y entonces sabemos que ya tenía dos intentos de suicidio previo”.

Explicó que por estos antecedentes, el hombre recibirá apoyo psiquiátrico de médicos expertos en el hospital donde se valoró.

Jiram, uno de los paramédicos del ERUM, quien fue entrevistado después de que Sergio bajó por propio pie del edificio, en compañía del jefe de la policia, aseguró que durante todo el tiempo que el sujeto estuvo arriba pidió seguridad.

“La persona estaba viviendo una situación de crisis, tenía pánico por las personas que estaban a su alrededor, ya que tenía una visión panorámica. Buscaba protección”, contó.

Labor de convencimiento. De acuerdo con lo dicho por policías que estuvieron involucrados en el rescate, a Sergio lo alteraban los gritos de las personas que permanecían en las calles del Centro y lo veían, además de un dron que sobrevolaba por el lugar.

El rescatista Jiram explicó que Sergio al final fue convencido de bajar e incluso en los últimos minutos el jefe de la policía, Raymundo Collins, lo ayudó a descender.

“Él no se quería dejar asegurar, estaba muy nervioso, pensaba que nosotros le íbamos a hacer daño. Se hizo convencimiento verbal, apoyo en crisis”, agregó.

Una vez controlada la situación, Collins contó que cuando habló con Sergio, quien luego de seis horas ya había perdido un zapato y se había lesionado un pie, lo convenció de bajar.

Le dije: “que si confiaba en Dios, que Dios quería que él estuviera vivo y que nadie lo iba a tocar, que confiara en mi palabra”.

Let's block ads! (Why?)