Entrar a pagina

sábado, 3 de noviembre de 2018

Trump advierte que 300 de los migrantes de la caravana son "muy malos"

El presidente Donald Trump advirtió este sábado a los estadounidenses que una victoria demócrata en las elecciones legislativas de medio mandato del martes precipitaría la llegada del socialismo y de hordas de criminales provenientes de América Central. Sobre la caravana que se dirige a Estados Unidos, dijo que 300 de sus integrantes son “muy malos”.

Impondrán el socialismo. Bienvenidos a Venezuela”, lanzó el presidente en la noche del sábado en un mitin de campaña realizado en Pensacola, Florida, en respaldo a los candidatos republicanos al Senado y a la gobernación del Estado, Rick Scott y Ron DeSantis.

Como en cada acto de campaña, en este, realizado en la pista del aeropuerto, el presidente se vanaglorió de las excelentes cifras del empleo y las reducciones de impuestos adoptadas en diciembre de 2017, antes de realizar una descripción apocalíptica de la política migratoria de sus adversarios.

Los demócratas, dijo, “quieren borrar las fronteras” y dar más derechos “a los clandestinos que a los ciudadanos estadounidenses”.

“El programa de inmigración de los demócratas es que vengan el tráfico de drogas, el tráfico de seres humanos y los cárteles criminales”, había dicho en un mitin en Montana.

Desde hace varias semanas, el presidente presenta en términos alarmantes las caravanas de varios miles de migrantes centroamericanos que actualmente están atravesando México camino a Estados Unidos, contra quienes ordenó el despliegue de miles de soldado en la frontera mexicana.

También dijo haber recibido información de parte de las autoridades mexicanas, según la cual 300 de los migrantes de la caravana son “muy malos”.

“Las alambradas pueden ser una muy buena cosa cuando están bien colocadas”, agregó, en alusión a la alambrada que han estado colocando efectivos en algunas zonas de Texas.
trump2.jpg

La primera cita electoral tras la elección del millonario a la Casa Blanca definirá qué partido tomará el control en ambas cámaras del Congreso -o si se las dividirán- hasta la próxima presidencial, en noviembre de 2020, a la que el mandatario no oculta su intención de presentarse.

Los candidatos republicanos buscan activamente el apoyo de Donald Trump, la personalidad más popular del partido, que asume de forma explícita que las elecciones de medio mandato son un referéndum sobre su persona.

Sorprendidos por los resultados en la elección presidencial de 2016, cuando tras dar por hecho la victoria demócrata resultó triunfador el repubcliano, los medios estadounidenses se muestran más prudentes y evitan cualquier predicción definitiva sobre sondeos que dan una ventaja nacional a los demócratas en la Cámara Baja del Congreso.

Para los 435 escaños de la Cámara de Representantes, que serán renovados por dos años, la pelea se concentra de hecho en unas 60 circunscripciones, pues el resto están sólidamente ancladas en uno u otro bando.

En el Senado, están en juego 35 de los 100 escaños, para mandatos de seis años. Por el azar del calendario, esos 35 estados están en zonas tradicionalmente conservadoras, lo que dificulta una reconquista demócrata.

Los estadounidenses votarán también por los gobernadores de 36 estados.

Estas elecciones parecen beneficiarse de una movilización inédita para una cita que habitualmente convoca a entre 40% y 45% del electorado, contra 60% en las presidenciales.

Más de 32 millones de electores ya votaron por correspondencia, según Michael McDonald, profesor de la universidad de Florida.

Eso ya representa 20% más que el conjunto de votos anticipados en las elecciones de medio mandato de 2014, según el experto.

Let's block ads! (Why?)